Skip to main content
icono embalaje  Envíos gratuitos en península
icono transporte  Entrega a domicilio en 72h
icono tarjeta  Pagos 100% seguros

Cómo sentarte correctamente en tu silla de oficina

No necesitas hacer una búsqueda exhaustiva para conocer los perjuicios por los que, permanecer mucho tiempo sentado es perjudicial para la salud: provoca diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc.

Pero si además no tienes una buena postura, también tendrás problemas de espalda, entre otros. Si pasas varias horas sentado en tu trabajo, debes saber cómo sentarse bien en tu silla de oficina, para disminuir los potenciales daños en tu salud.

¿Nos acompañas a ver unos consejos para que mejores tu postura, estés más cómodo y cuides tu salud?

Ajusta bien la altura de la silla

La mayoría de las sillas de oficina cuentan con una palanca para ajustar su altura, y casi siempre está ubicada debajo del asiento, al lado derecho. Úsala para ajustarlas a la altura de tus piernas, haciendo un ángulo de 90 grados.

Los expertos recomiendan ajustarla de forma que el reposabrazos esté a la misma altura que el escritorio, da igual si va a ser para escribir a mano o en el ordenador. Tampoco uses sillas con el reposabrazos muy bajo. Es bueno poder apoyar los codos en ellos para descansar.

Pon los pies en el suelo

Siéntate de forma correcta en el asiento, y verifica que tus pies estén bien apoyados. El apoyo adecuado de los pies es esencial para la comodidad de la espalda baja, y para mantener una buena postura.

Si tus pies no están apoyados de manera firme en el suelo, quizá necesites un reposapiés para mejorar tu postura. Un reposapiés te ayudará a alcanzar la posición de elevación adecuada.

 

Ajusta la altura del respaldo

Una silla de oficina cómoda tiene una amortiguación de respaldo bien formada. La parte más sobresaliente de esta debe encajar en la parte baja de la espalda, a la altura de la cintura más o menos.

Esto permite ajustar tirando hacia arriba. Una vez que el respaldo llegue a la posición superior, caerá de nuevo a la posición inicial.

Sentarse hacia el frente de la silla en lugar de apoyarse contra el respaldo puede ser un gran truco para mitigar o evitar dolores de espalda.

Ajusta la altura de tu reposabrazos

Los reposabrazos crean una mala postura si evitan que una persona se siente tan cerca del escritorio como le gustaría.

Si los reposabrazos se pueden ajustar, colócalos de manera que encajen debajo del escritorio. Esto asegura que nada te impida sentarte cerca, trabajar con los brazos relajados y a una distancia cómoda respecto a la de tus objetos.

Organiza tus objetos

Aunque no lo creas, la colocación de tus objetos en la oficina influye también en tener o no una postura correcta en tu silla de oficina.

Intenta seguir estos consejos:

  1. Coloca tu ordenador a la altura correcta.
  2. Selecciona los objetos que más utilices y colócalos cerca de ti, sin que debas estirarte o tomar posturas raras para alcanzarlos.
  3. No debes crear algo muy cómodo, sino ideal para tu salud. Ninguna posición es buena por más de 20 minutos.
  4. Intenta sentarte hacia delante de la silla, dejando el peso del cuerpo sobre las piernas, y no en la parte de atrás, dejando tu peso sobre los glúteos.

Recuerda levantarte cada cierto tiempo. Sentarse si no cuentas con una silla de oficina de calidad puede propiciar el sedentarismo: sé productivo, muévete y sigue éstos consejos para mejorar tu salud y productividad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *